pulses salariales

Pluses salariales y complementos: ¿cómo funcionan?

La mayoría de nosotros hemos oído hablar de los pluses salariales y de los complementos, pero ¿sabemos realmente cómo funcionan? ¿Cuántos tipos de pluses salariales existen? ¿Cómo podemos elegir el plus salarial que corresponde a cada caso concreto? Sigue leyendo porque hoy nos hemos marcado como objetivo resolver todas estas interesantes dudas.

Descargar guía gratuita  

¿Qué son los pluses salariales?

Entender el concepto de los pluses salariales es más sencillo si miramos la definición las dos palabras que lo conforman: “pluses” y “salariales”.

La palabra “plus” proviene del latín plus que se podría traducir como “más”. Según el diccionario de la Real Academia, el término plus tiene dos acepciones (copiamos y pegamos literalmente):

“1. m. Complemento de dinero con que se incrementan un sueldo o un precio, de manera ocasional o habitual. Recibo un plus de peligrosidad. Un plus por exceso de equipaje.

2. m. Suplemento, material o no, que se añade a lo que corresponde o se considera habitual. Al cargo público se le exige un plus de honradez.”

Así, pluses salariales podrían ser tanto las cantidades de dinero extra que se suman a un salario determinado por distintas razones como cualquier otro tipo de suplemento o de complemento no monetario.

Vamos ahora a ver la segunda palabra del término pluses salariales, el salario. Salario y salarial es muy sencillo de definir: paga o remuneración que se recibe de forma periódica y regular para compensar la realización de un trabajo hecho por cuenta ajena. Según el Estatuto de los Trabajadores (Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre), el total de retribución total que recibiría un trabajador o trabajadora se calcularía sumando dos partidas:

  1. El llamado salario base.
  2. El conjunto de complementos y pluses salariales que se asignen en función de las características del trabajo realizado, las condiciones personales y profesionales del empleado, los resultados económicos del empleador, etc.

Si te fijas en el párrafo anterior, verás que no existe un único tipo de complemento salarial, sino varios. ¿Cuáles son los tipos de pluses salariales que contempla la legislación vigente en España? Lo vemos a continuación.

Tipos de pluses salariales

Cualquier empresa puede mejorar el salario base de un trabajador asignando uno o varios pluses salariales contemplados por la diferente normativa laboral. En general podríamos decir que existen tres tipos diferentes y no excluyentes de pluses salariales: por circunstancias del trabajador, de la empresa y del trabajo realizado. En este caso “no excluyentes” significa que estos pluses diferentes se pueden sumar y contribuir a mejorar la retribución final mensual y anual del trabajador.

Un par de líneas sobre cada uno de estos tipos de complementos salariales:

Pluses salariales por circunstancias personales del empleado: asignados por la antigüedad del trabajador en la empresa, por su conocimiento especializado en idiomas o en ciertas habilidades profesionales que redundan directamente en un aumento de su productividad y rentabilidad, etc.

Pluses salariales por circunstancias de la empresa: asignados por los beneficios obtenidos por la empresa, por la mejora en su situación financiera respecto a periodos anteriores, etc.

Pluses salariales por circunstancias del trabajo: asignados en función de la nocturnidad o la especial peligrosidad del trabajo a realizar, por tener que cumplir turnos de trabajo rotatorios, etc.

Una última reflexión para terminar: los pluses salariales son una excelente forma de motivar a nuestros empleados y de conseguir ese compromiso emocional hacia nuestra empresa que es la base del éxito. ¿Estás de acuerdo? ¡Escribe un comentario!

 

New Call-to-action

Categorías



New Call-to-action