Errores a evitar en la planificación financiera de tu negocio

Una buena planificación financiera es vital para el desarrollo y el crecimiento de un negocio. Esta sirve para gestionar los recursos económicos de la empresa y llevar a cabo estrategias que permitan lograr los objetivos planteados.
Sin una planificación estás perdido. Si no existe o no está bien hecha, no lograrás llegar muy lejos. Y a no ser que seas un crack de las finanzas, es recomendable que te hagas con la ayuda de expertos para trazar una estrategia que guíe tu negocio.
A la hora de hacer tu planificación, tanto como si la haces tú o tienes ayuda externa, fíjate bien en no cometer los siguientes errores.

Calcular mal (o no calcular) el gasto anual

La tasa de gasto es el dinero que inviertes cada mes para que tu negocio siga funcionando. Si desconoces esa cifra, resultará muy difícil que puedas alcanzar tus objetivos antes de que el dinero se agote.
Según diferentes estudios, un tercio de los emprendedores admite haber estimado mal sus gastos mensuales. De ellos, un 20% se dio cuenta tarde que no tenía suficiente financiación para llevar a cabo su negocio.
Por lo tanto, calcular mal tus gastos y ser demasiado optimista ocurre con frecuencia. Mantener un registro de todos los gastos de inicio minimizará el riesgo de error. Y después, mantén un control mes a mes y realiza proyecciones.

No estar acorde los precios del sector

Calcular el precio de los servicios o productos ofrecidos por la compañía es crítico. Agregar, simplemente, los costes y calcular el margen deseado no es suficiente.
Para establecer el precio de un producto, además de la operación anterior, es necesario considerar la posición del mercado de la marca y el valor añadido que se ofrece con respecto a la competencia.
Hay que tener en cuenta, también, otras cuestiones como: ¿quién es el cliente?, ¿qué necesidad cumple el producto o servicio?, ¿qué tienes que ofrecer?, ¿quién es tu competencia? Con toda esta información, podrás fijar un precio competitivo y acorde al mercado.

Contratar y expandirse demasiado rápido

Uno de los gastos más grandes de una empresa son las personas, el capital humano. Para mantener este coste bajo, necesitas encontrar la fórmula y el equilibrio perfecto entre el volumen de trabajo y el personal necesario para sacarlo adelante.
Alguno de los errores más frecuentes es contratar personal demasiado rápido y que este se funda todo el presupuesto.
Además de los sueldos, un gran equipo implica otros gastos: oficinas más grandes, equipamiento, material…

Hacer tus propios números (cuando no tienes conocimientos)

Necesitas una persona dedicada a la contabilidad y a las finanzas de tu empresa. Esta mantendrá actualizados los libros de cuentas y estará pendiente de las citas importantes con Hacienda, por ejemplo. Esta será una gran inversión a largo plazo para ti y tu negocio.

Revisa uno por uno estos errores frecuentes financieros y asegúrate de que no tienen lugar dentro de tu negocio. Y si a ti los números te vienen grandes, ¡pide refuerzos!

Categorías



New Call-to-action

Guia tips financieros para autonomos