Salario emocional

Salario emocional: ¿has pensado en dar un aumento?

¿Crees que con un aumento de 150 euros al mes evitarás que ese empleado abandone tu empresa? ¿Te parece que un sueldo competitivo es lo más atractivo que puedes ofrecer a los nuevos candidatos? El salario emocional es más importante que el dinero y eso es algo que las nuevas generaciones nos están demostrando (TICbeat). A los millennials no se les compra con euros, sino que se les atrae con condiciones ventajosas, una cultura empresarial sólida y saludable, flexibilidad y autonomía.

Descargar guía gratuita

¿Qué es el salario emocional?

Tal y como su nombre indica el salario emocional es la retribución que satisface las necesidades del empleado a nivel de conexión, de significado, de felicidad y de satisfacción laboral. Esta forma de retribuir al trabajador complementa los conceptos salariales tradicionales, agregando aspectos emocionales que significan más para un empleado que el dinero.

 

En ningún caso el salario emocional sustituye al sueldo, ya que la retribución monetaria es la forma principal de que el empleado obtenga una compensación por su trabajo, sin embargo, su uso está asociado a importantes beneficios, para la organización y el trabajador.

¿Cuáles son las ventajas del salario emocional?

Un salario emocional tiene tres ventajas principales, que puedes conseguir experimentar en tu negocio desde el primer aumento salarial:

 

  1. Motivación. Cuando los empleados ven que la empresa se preocupa por sus necesidades personales, se sienten valorados y ven reconocido su trabajo, lo que ayuda a reducir el estrés e impulsar su productividad.
  2. Crecimiento. A veces, el salario emocional adquiere la forma de oportunidades de autodesarrollo y capacitación. Formación, coaching o mentoring ayudan a los empleados a adquirir nuevas capacidades que fomentan su desarrollo.
  3. Compromiso. El compromiso que muestra la empresa al apostar por el salario emocional, por ejemplo, mediante Ticket Guardería o los horarios flexibles para conciliar la vida familiar y laboral, se traduce inmediatamente en el refuerzo de un vínculo que evolucionará en el compromiso recíproco.

 

Un beneficio añadido del salario emocional es su bajo coste, en comparación con otras alternativas. Y es que, hay momentos en que las empresas no pueden aumentar los salarios de sus empleados, pero quieren compensarlos por su buen trabajo. En esas ocasiones, esta opción es la mejor ya que resuelve la necesidad presente, asegurando el impacto positivo de unos resultados que perduran en el tiempo y ayudan, al mismo tiempo, a atraer al mejor talento y mejorar la marca empleadora.

 

Entre los aspectos que más felices hacen a los empleados en el trabajo, además del liderazgo de calidad, están el sentido de propósito, la claridad en los objetivos, la valoración de su esfuerzo y aportación, la autonomía y un buen ambiente laboral.

 

El sueldo conseguirá que las personas vayan a trabajar, pero el salario emocional hará posible que estas cinco dimensiones se hagan realidad a diario, forjando el compromiso a través del propósito, aprecio, autonomía, apoyo y conexión.

 

¿Has pensado en invitar a tus empleados a comer de restaurante para evitarles desplazamientos? ¿Quieres mejorar la calidad de su tiempo en familia facilitándoles soluciones para el cuidado de los más pequeños?

 

New Call-to-action

Categorías



New Call-to-action