Planes de incentivos para todas las empresas

26 de Mayo de 2015

Todo buen trabajo debe tener su recompensa. Establecer un plan de incentivos para la empresa es una de las mejores maneras para aumentar la motivación y el compromiso con la empresa.

Si hay un tema recurrente en los pensamientos de Recursos Humanos es cómo mejorar el clima y el ambiente laboral, para contar con un equipo motivado y que dé lo mejor de sí. Por ello, los planes de incentivos pueden ser una interesante opción:


-Contribuyen a que los empleados se sientan seguros y animados por el trabajo realizado.

 

-Retienen y fidelizan al empleado.

 

-Mejoran la imagen de marca de la empresa y son un punto clave a la hora de atraer nuevo talento.

 

-Incrementan la productividad.

 

Sin embargo, este tipo de beneficios suelen estar asociados a conceptos puramente económicos. Pero, ¿por qué no ir más allá? Te ofrecemos algunas ideas para todo tipo de empresas y recursos que puedes empezar a poner en marcha y sumar puntos en el ambiente laboral:

 

Horarios flexibles: la mejor idea para fomentar la conciliación de la vida personal y laboral.

 

Tiempo: si no puedes ofrecer incentivos económicos, ¿por qué no hacerlo en formato “tiempo”? Días extra de vacaciones por llegar a determinados objetivos, día libre por el cumpleaños, son solo un par de ideas que no dudamos serán más que apreciadas entre los empleados.

 

Conquista culinaria: ¿has pensado alguna vez ofrecer fruta fresca a media mañana?, ¿o celebrar el cumpleaños del empleado trayendo pasteles a la oficina?

 

Viajes: cuando se alcanzan los objetivos fijados un viaje puede ser el punto de inflexión perfecto para desconectar y premiar el esfuerzo realizado. Además, son estimulantes y pueden mezclar trabajo y placer.

 

Tarjetas regalo: al finalizar un proyecto o en ocasiones especiales, puedes dar pequeños regalos en forma de Ticket Regalo a tus empleados para que los canjeen en lo que ellos prefieran.

 

Mayor poder adquisitivo: no solo mediante una subida de salarios, sino también a través de beneficios sociales adaptados a las necesidades de cada empleado, como cheques de comida o guardería.